¿Cómo elegir mi primera interfaz de audio?

LA GUÍA DEFINITIVA

interfaz de audioQuieres meterte en el mundo del audio y probablemente estés considerando adquirir tu primera interfaz de audio, lo cual puede ser un poco agobiante y te entiendo, todos pasamos por la misma decisión alguna vez y no sabemos por dónde empezar a buscar o qué características debe tener para que cumpla con nuestros objetivos.

Si llegaste hasta acá, es tu día de suerte, pues hemos elaborado la guía más completa para que puedas elegir informadamente y hagas una excelente compra con el presupuesto que tienes.

Partamos por lo primero:

¿Qué es una interfaz de audio?

Una interfaz, es un equipo que va a conectar el mundo real con nuestro computador. Es el centro de operaciones de nuestro home studio, donde por un lado podremos reproducir sonido hacia nuestros parlantes o audífonos con gran fidelidad, y por otro lado, tendremos la capacidad de grabar el audio proveniente de un micrófono, teclado o controlador midi hacia nuestro computador.

Entonces, podríamos decir que una interfaz de audio se compone principalmente de 5 características:

1. Los conversores

Los conversores son un circuito que forma parte de nuestra interfaz, y su función es convertir señales analógicas en datos que un computador puede leer y procesar y vice versa. Esto es, transformar una señal eléctrica, a datos en forma de ceros y unos. Los conversores pueden ser AD (análogo-digital) y DA (digital-análogo).

El AD se encuentra en la sección de entrada de nuestra interfaz, y convertirán el sonido tanto de nuestro micrófono como las señales de línea que conectemos, en datos digitales (0s y 1s).

El DA, por el contrario, está en la salida y se encargará de convertir todos los datos de nuestro computador, nuevamente en señales analógicas que podrán ser reproducidas por parlantes o por nuestros audífonos.

Es importante mencionar que mientras mejor sea la calidad de nuestros conversores, mejor será la conversión también


2. El preamplificador

El preamplificador es un circuito que nos permitirá darle ganancia o volumen a la señal proveniente del micrófono, además de alimentarlo con energía (48v) si este fuese un micrófono de condensador para el cual necesitáramos Phantom Power. La señal amplificada luego pasa al conversor análogo-digital para que podamos grabar en nuestro software de audio.

Algunas interfaces también nos ofrecen la posibilidad de tener entradas de instrumento, lo cual significa que podremos conectar directamente una guitarra o bajo a la interfaz, sin pasar por una caja directa, además de entradas de línea, lo que nos permitirá conectar teclados o cualquier señal de audio de otro equipo.

Importante agregar que si estás pensando en adquirir una interfaz de gama muy baja, hay que fijarse que tengan alimentación phantom power si tienes pensado usar micrófonos a condensador.

interfaz de audio

3. Entradas y salidas

interfaz de audio

En el mercado encontraremos todo tipo de opciones, dependiendo de nuestros requerimientos y necesidades. Desde cosas simples como 1 ó 2 entradas y salidas físicas, hasta grandes interfaces que nos permitirán registrar simultáneamente 32 o 64 (y más) canales de audio además de contar con múltiples salidas físicas.

Lo importante es tener más o menos claro cuál será nuestro objetivo, como por ejemplo: Tener una interfaz que nos permita reproducir multiples salidas para usarlas en presentaciones en vivo. Por el contrario, si te interesa solamente producir música electrónica, lo más probable es que con dos salidas sea suficiente.


4. Protocolo de conexión

interfaz de audio

Las interfaces se conectan a nuestro computador mediante un cable que transmite datos.

Los protocolos más comunes que podemos encontrar en interfaces son: USB, Firewire y Thunderbolt (existen otros protocolos que utilizan cables de red también, como Dante).

¿Qué protocolo es mejor?

Pues dependerá mayormente del computador que tengamos y qué protocolos soporte. USB es uno de los protocolos más usados y es compatible con todo tipo de computadores, sobretodo en el rango de interfaces que nos interesan, ya que otros como Thunderbolt o Dante (Red), por lo general se aplican en interfaces de gama alta, y lógicamente también son mucho más caras. Por otro lado, Firewire es un protocolo bastante robusto, pero que ya ha sido descontinuado por muchas marcas de computadores y por ende cada vez será menos frecuente verlo en interfaces de audio. Más adelante, nos concentramos principalmente en interfaces que se conecten vía USB o Thunderbolt.


5. Los Drivers

Un aspecto poco tomado en cuenta de las interfaces, pero fundamental, son los drivers con los que vamos a operarlas. Los drivers son piezas de software que van a habilitar la comunicación entre el computador y la interfaz, esencialmente para que podamos enviar y recibir audio de nuestras interfaces a nuestros computadores para grabar, procesar y mezclar.

Algo que diferencia los drivers de audio (que son los que a nosotros nos interesan), de otros drivers más comunes, es que necesitan tratar con información sensible al tiempo. Esto significa en la práctica que no da lo mismo la manera y velocidad con la que el driver de audio maneja la información, dado que esto podría traducirse en ruidos muy molestos en nuestro audio tales como cracks, pops y hasta incluso silencios. Es allí donde aparecen los conceptos de buffer y latencia.

El Buffer es una medida de protección que tienen nuestros drivers de audio ante condiciones de alta demanda en nuestra CPU. Se mide en samples y en esencia lo que hace es permitirnos, en situaciones de alto estrés de poder de procesamiento en nuestro computador, como por ejemplo, una sesión con muchas pistas y efectos, guardar en cola más información que pueda ser reproducida una vez que la CPU se libere, ayudándonos con esto a evitar ruidos que tanto molestan como clicks, pops y crackles.

Por otro lado, cada vez que incrementemos el buffer de nuestra interfaz, estaremos con ello disminuyendo su velocidad de reacción, lo que comúnmente se conoce como latencia. En pocas palabras, la latencia del audio es un retraso en el tiempo que le toma a una señal análoga, entrar a la interfaz, pasar por los conversores análogo-digitales, entrar al DAW, volver a la interfaz y a través del conversor digital-análogo, llegar a los parlantes. Es este el gran dolor de cabeza que tenemos al grabar instrumentos, ya sean guitarras, bajos y/o voces, y que al momento de querer monitorear nuestro audio, sentimos que suena con retraso.

Como regla general, mientras mayor sea nuestro Buffer, mayor estaremos facilitándole el trabajo a nuestra CPU, pero mayor será nuestra latencia y viceversa. En otras palabras, si deseamos tener poca latencia al monitorear un instrumento por ejemplo, debemos dejar el buffer en algún seteo bajo, pero corremos el riesgo de que nuestra CPU no de abasto.

Finalmente, los drivers más ocupados con interfaces de audio digital se llaman ASIO, y según la empresa/marca que los desarrolle nos podremos encontrar con soluciones más robustas en cuanto a latencia o estabilidad.


Ahora que ya conocemos qué es una interfaz y qué características tienen, te estarás preguntando:

¿Cuál es la que debería elegir?

El costo de una interfaz va a determinar cómo van variando en calidad y cantidad las características que te mencioné recién: los conversores (su calidad)  y la cantidad tanto de entradas y salidas físicas como de preamplificadores de micrófono.

Para saber más fácilmente qué tipo de interfaz necesitamos, nos ayudamos contestando:

¿Cuántos instrumentos necesito grabar de forma simultánea?

interfaz de audio

Si eres alguien que solo está pensando en grabar por ejemplo una voz, guitarras/bajos y teclados, entonces sólo necesitarás una interfaz de 2 entradas probablemente. 4 como mucho.

Por otro lado, si quieres registrar un kit de batería, necesitarás al menos 8 entradas y preamplificadores para lograrlo. Como ves, son necesidades y soluciones completamente distintas. Para alguien que está pensando en dedicarse más a la producción, mezcla o masterización, probablemente no necesite una gran cantidad de entradas, y es por ello que lo anterior depende mayoritariamente del uso que queramos darle a nuestro estudio.

Sólo quedaría determinar cuánto dinero estoy dispuesto a invertir  y encontrar la solución con la cantidad de entradas y salidas que coincida con mi presupuesto

A continuación, te mostraré las principales opciones del mercado segmentadas por precio, de esa forma decidirás con mucha más facilidad cuál es la interfaz más adecuada para ti y tu bolsillo.

Focusrite Scarlett Solo | USB | 2×2 | $109.99

M-Audio M-Track 2X2 C-Series | USB | 2×2 | $90.50

PreSonus AudioBox | USB | 2×2 | $99.00