Sí, es terrible. Todos hemos visto más de alguna vez algún artista que ha sido víctima de un robo de un computador portátil, con lo que se inician numerosas campañas virales por plataformas sociales.

Y no solo es la perdida material del computador, el cual ya significó en muchos casos una tremenda inversión, sino que el valor de toda la información y trabajos acumulados muchas veces por años.

Los discos duros también están sujetos a fallas de hardware por lo que estamos constantemente expuestos a perder todo nuestro valioso trabajo, y si no tomamos medidas preventivas hoy, después será muy tarde y solo quedará lamentarse.

1. PRÁCTICA

En esta etapa uno comienza a adquirir las habilidades que nos van a permitir dedicarnos de forma profesional en la carrera del audio.

Sean estas habilidades como aprender a grabar, mezclar y producir en nuestros home studios, como también conceptos de lo que significa montar nuestro propio negocio rentable.

Acá es donde debemos invertir el 100% del tiempo en educarnos en todo sentido, inclusive nuestro mindset, el cual será muy importante trabajar para no morir en el intento.

Cuando los artistas producen su música, existe una etapa final llamada masterización la cual consiste, a grandes rasgos, en potenciar al máximo el sonido de la canción mediante distintos procesos sofisticados de audio a cargo de un ingeniero de mastering.

Este proceso se encarga de hacer que los bajos y agudos se escuchen balanceados y con definición, como también que el volumen del track sea el óptimo.

Sin embargo, Spotify ofrece una opción (encendida por defecto) que sabotea de alguna forma el trabajo meticuloso de los ingenieros encargados de hacer que la música suene increíble.