5 TIPS PARA MEJORAR TU SONIDO DE SALA O F.O.H.

Por Javier Bassino

Si bien mi trabajo se ha caracterizado mucho en el estudio, hace algunos años me he dedicado a hacer sonido de sala para diversos artistas, teniendo la suerte de poder recorrer todo chile y experimentar este trabajo en distintos escenarios, siendo algunos icónicos como el Festival de Viña del Mar, el Estadio Nacional, Movistar Arena, pasando por festivales de regiones medianos y grandes e incluso la gran mayoría de casinos de Chile (siendo estos los más desafiantes).

Si bien cada venue tiene desafíos y limitaciones distintas,  he podido recopilar algunos tips que de seguro te ayudarán a sacarle mayor provecho a tu tarea como sonidista de sala.

ECUALIZA EL SISTEMA

Dependiendo del tiempo que tengas (mientras los técnicos montan el escenario es buen momento para hacerlo) puedes aprovechar de calibrar el sistema.

Si bien no siempre se cuenta con el tiempo y herramientas e incluso conocimiento para hacer una calibración exhaustiva (como alinear Subs con el PA…. aunque en “teoría” ya debería estar alineado #not), al menos asegúrate de poder ecualizar tu master bus de forma que sea agradable escuchar a través de él música que conoces y sabes cómo debería sonar. Sin embargo, te recomiendo que lleves un laptop o iPad con algún software RTA y ojalá un micrófono de medición para obtener mejores resultados, sobre todo para la precisión en la detección y corrección  de feedbacks.

Esto no sólo mejorará el sonido de tu show, sino que también asegurará que cuando ecualices algo será por cómo suena realmente y no algo que estás compensando del sistema.

Ej. ¿Los 400 hz que te molestan de la guitarra acústica, son realmente de la guitarra o es una frecuencia que está exagerada en el sistema completo? Si no ajustaste el PA, terminarás compensando esta frecuencia en la mayoría de los instrumentos, metiendo las deficiencias del sistema en el EQ de cada canal.

Si bien puedes llegar al mismo resultado probablemente, en mi opinión separar estos aspectos te permite conocer de mejor forma los micrófonos, cosa que si vuelves hacer sonido con tu misma escena en otro lugar, en teoría, bastaría con que vuelvas a ajustar el master bus, y todas las ecualizaciones individuales de los instrumentos van a tener sentido, permitiéndote sacar adelante una mezcla completa mucho más eficientemente.

EMPIEZA CON LA VOZ

En la gran mayoría de los casos, la voz será el instrumento más importante del show, y no solo tiene sentido probarla primero para ganar tiempo sobretodo si tu prueba de sonido es limitada, sino que por lo siguiente:

El mic vocal aporta una no despreciable cantidad de bleed y ambiente  en tu mezcla, ya que por ahí se mete bastante la batería, platillos, y todo lo que tenga un volumen decente en el escenario. En ese sentido, se podría decir que el mic vocal también es un ambiental de todo lo que pasa en el escenario.

Imagina que probaste primero la banda entera, conseguiste un balance genial, y luego incorporas al final el mic vocal para darte cuenta que ahora hay muchos platos, ambiente y también cambió un poco el carácter del sonido que tenías antes, teniendo que volver a ajustar todo de nuevo. Por lo mismo, es más eficiente dejar el micrófono vocal abierto en su stand desde el principio, para que todas las decisiones estéticas y técnicas que hagas después  en el resto de los instrumentos ya tomen en cuenta lo que este micrófono está aportando al mix.

Si por razones logísticas no puedes probar al vocalista primero, sólo basta que con la ayuda de un técnico consigas un nivel decente (también aprovechas de eliminar cualquier feedback) y después le pides que lo deje puesto en su stand y así sigues la prueba normalmente con este mic abierto en la sala.

EL MIC VOCAL DEFINE LA POTENCIA DEL SHOW

Para entender por qué pasa esto, primero hay que ir un poco atrás.

De todos los micrófonos que pueden causarte problemas de feedback, probablemente el vocal sea el primero, más que nada por su cercanía a los altavoces y por el nivel de ganancia que manejas, sobretodo con cantantes que no cantan muy fuerte.

Ahora, recordemos que existe un término llamado Gain Before Feedback (GBF), el cual se refiere a cuánto un micrófono puede ser amplificado a través del sistema antes de que cause feedback o acoples. Si bien este nivel se puede maximizar corrigiendo frecuencias problemáticas con ecualizadores gráficos o paramétricos, tarde o temprano, tendrás un nivel en donde “no te puedes pasar”, porque sino, acoplarás.

Asimismo, el vocalista y específicamente qué tan fuerte canta también influye en el GBF. Un cantante sin mucha potencia vocal claramente va a dar un GBF mucho menor que otro que canta más fuerte, y es obvio, al primero tuviste que darle mucha más ganancia al micrófono, estando este objetivamente mucho más fuerte en el sistema. (Te recomiendo descubrir en qué punto del fader no puedes pasarte, y trabajar un poco abajo, cosa de tener margen para subirle a la voz en pasajes más fuertes de las canciones)

¿Alguna vez has terminado con el ecualizador gráfico con casi todas sus  bandas atenuadas? Bueno, estabas totalmente pasado del GBF, y lo único que hiciste fue bajar su nivel, pero de una forma totalmente rebuscada y aparte, sacrificando la naturalidad de su sonido.

Por lo mismo, sigue siendo buena idea empezar con el micrófono vocal primero porque conocerás de inmediato cuál será tu GBF y así no cometerás el error de haber dejado a toda la banda sonando increíble (y fuerte) para después darte cuenta que la voz acopla cada vez que intentas ponerla al nivel adecuado en relación a la banda.

Incluso,  terminarás sacando cada vez más y más frecuencias tanto del PA como de la voz con los EQs para compensar esta mala decisión, y así lentamente mandar a la basura el sonido.

En venues reducidos (bares, casinos) esta problemática se hace mucho más clara, ya que inclusive el sonido acústico de la batería del escenario puede directamente competir con el nivel de voz que te permita reproducir el sistema. Muchas veces ocurrirá que no podrás amplificar mucho la batería por ejemplo, porque está superando el GBF  del micrófono vocal. En estos casos debes recordar que estas haciendo refuerzo sonoro, y no un big concert donde el bombo y caja te pega en el pecho.

Se podría decir entonces que el mic vocal y el tipo de cantante definen que tan fuerte o despacio sonará tu show.

SI BIEN LA VOZ DEBE ESCUCHARSE CLARA Y PRESENTE, TAMPOCO DEBE ESTAR ENCIMA DE TODO

Si hay algo que el público jamas perdonará es que la voz no suene clara y presente, pero no hay que confundir lo primero con que realmente la voz esté encima de todo, ya que estéticamente no es muy agradable. 

Piensa que es como la mezcla de un disco, la voz está presente, pero no se come al resto, más bien  existe una buena armonía y balance de todos los instrumentos donde hacen “espacio” para la voz. Así todo se escucha por una cualidad tímbrica, y no solo porque ganó en volumen.

Para lograr esto es importante tratar de mezclar lo más posible con toda la banda sonando ya que muchas veces si ecualizas cada instrumento por separado pueden sonar bien por si solos pero no necesariamente será lo mejor en contexto.

NO TENGAS MIEDO DE LOS FX

No hay nada más fome que ir a un concierto donde la mezcla esta super mega seca. Si bien puedo entender que existen distintas estéticas y “guías” sonoras para el estilo que estés mezclando, jamás le harás daño al show poniendo un poco de reverb a la batería, a las voces o incluso a las guitarras o pianos. Experimentar con distintos tipos de delay en la voz (un slap y un delay largo para decorar ciertas frases), jugar con los pre delay en las reverbs, etc.

Puedes usar una reverb corta tipo room para la caja, y otra mas larga tipo plate paralelamente para la caja también y los toms. La idea es experimentar y encontrar un sonido interesante.

Todo va a depender nuevamente de la estética y qué estemos buscando, pero cuando logras experimentar con los efectos, logras una experiencia mucho más mágica en el sonido, es como una especie de pegamento que hace que todo suene cohesionado y a mi gusto, se logra en parte lo que pasa cuando escuchas un disco, algo mágico y no solo micrófonos amplificados por un altavoz que suena fuerte.

Sin embargo hay que tener cuidado de no pasarnos en los efectos ya que puede perder elegancia !

Espero te haya servido !