5 ETAPAS DE LA CARRERA DEL INGENIERO/PRODUCTOR EMPRENDEDOR

1. PRÁCTICA

En esta etapa uno comienza a adquirir las habilidades que nos van a permitir dedicarnos de forma profesional en la carrera del audio.

Sean estas habilidades como aprender a grabar, mezclar y producir en nuestros home studios, como también conceptos de lo que significa montar nuestro propio negocio rentable.

Acá es donde debemos invertir el 100% del tiempo en educarnos en todo sentido, inclusive nuestro mindset, el cual será muy importante trabajar para no morir en el intento.

Volviendo al audio, muchos de nosotros fuimos músicos antes de conocer el mundo de la grabación, por lo que era la excusa perfecta para plasmar nuestras propias ideas musicales y de paso ir adquiriendo las destrezas para que sonaran lo mejor posible.

Hoy en día basta con tocar un solo instrumento como la guitarra, para poder realizar producciones completas “in the box”, programando baterías, teclados e incluso bajos que pueden sonar bastante bien.
Incluso existen muchas opciones para descargar multitracks completos de distintos artistas y practicar infinitamente mejor que hace 20 años atrás cuando uno tenía que grabarse con lo que pudiese.

Entonces, es acá donde debemos desarrollar nuestros talentos al máximo para luego llegar a un punto en donde otra persona, va a estar dispuesta a pagarnos por hacer uso de ellos.

Lógicamente, el proceso de aprendizaje es perpetuo, pero hablamos de que haya un “mínimo” para poder ofrecerlo como un servicio.

2. SÍ A TODO

Ya es momento de buscar nuestros primeros clientes pagados y empezar a construir y expandir nuestro portafolio de trabajo, pero aun es muy temprano para anicharnos.

En este punto, tendremos un par de trabajos que mostrar de nuestras propias producciones de la etapa anterior y así conseguir prospectos que se puedan interesar en trabajar con nosotros.

En todo caso, lo más importante es definir por qué alguien se debería interesar en trabajar con nosotros en primer lugar.

¿Qué tenemos que ofrecer que sea distinto y original? ¿Qué nos hace tan especiales?

Recuerda que competir por precio, te convierte automáticamente en un commodity (como la bencina)

Este es el momento donde comprendemos que salir al mundo real y tratar de vender algo como nuestros servicios nos confirma la importancia de manejar los conceptos y buenas prácticas que se utilizan en cualquier otro negocio.

Del mismo modo será imprescindible trabajar nuestras habilidades sociales y salir de nuestra “cueva” para hacer nuevas relaciones y contactos que finalmente se transforman en posibles clientes.

También considerar la opción de trabajar gratis, pero teniendo el resguardo de ofrecer por ejemplo, “mezclas de prueba gratis” para uno o dos temas, pero no discos completos, ya que es probable que nos consuma demasiado tiempo y energía estar trabajando “al gratín” de forma tan extendida. (Y de pasada nos toman más en serio)

Si hacemos un buen (y ojalá excelente) trabajo ellos volverán y nos recomendarán, y ahí es buena oportunidad para poder cobrar algo aceptable y empezar a ver esto como una actividad rentable.

¿Cuánto cobrar en un principio?

Va a ser una ponderación de nuestros talentos, el valor real de nuestro servicio y la competencia que haya en el mercado.

Del mismo modo, la razón de decir que “sí a todo” es poder explorar distintas áreas de lo que significa dedicarse a este rubro, donde aceptaremos trabajos de grabación, producción, mezcla o incluso arreglos o llevar a cabo el proyecto completo de principio a fin.

El fin es ganar ingresos, experiencia, destreza y conocernos a nosotros mismos de pasada.

Al cabo de un tiempo nos empezaremos a dar cuenta que sentiremos más afinidad por un tipo de trabajo más que otro, como por ejemplo más facilidad (y felicidad) al mezclar, v/s grabar por ej.

3. ESPECIALIZACIÓN

Encuentra tu nicho

Es aquí donde la ley de Pareto cobra utilidad (el 80% de tus problemas provienen del 20% de las cosas) y podemos empezar a utilizarlo para determinar qué tipo de actividad nos va reportando mejores ingresos y mayor satisfacción e interés.

Tienes que hacer el ejercicio de analizar qué cosas te gustan más hacer, dónde lo pasas mejor y cuales se convierten en un dolor de cabeza. Al final, tenemos que dedicarnos a lo que realmente nos gusta y somos más talentosos.

Si grabar nos significa estar el 80% del tiempo trabajando pero solo nos reporta el 20% de los ingresos, sería razonable empezar a considerar dar vuelta el panorama y empezar a hacer más seguido la actividad que invierta la ecuación.

Precisamente muchos dejan de crecer en su carrera porque se quedan pegados en la fase anterior (Sí a todo), con un manejo de tiempo/ingreso no muy eficiente y sin posibilidades de hacer todo más rentable, además de no volverse realmente bueno en un servicio en particular.

Lo bueno de especializarse, es que nuestra curva de aprendizaje se vuelve exponencial y empezamos a adquirir destrezas que antes no conocíamos. Pero si era lógico, es muy difícil volverse experto en algo que solo hacemos de vez en cuando.

Nuestros precios también van subiendo a medida que conseguimos más y mejores clientes, y también va mejorando nuestra marca personal y reputación.

Otro beneficio de encontrar tu nicho, es que hay menos competencia. Si decides ser el mejor editor de voces del mundo, probablemente no mucha gente lo esté haciendo y eso es bueno.

4. MAXIMIZACIÓN

Volvemos a invocar a Pareto (80/20) y seguir optimizando nuestros procesos.
Para eso, podemos usar 3 herramientas: Eliminación, Automatización, Delegación.

La eliminación corresponde a despojarse de cualquier tarea, equipo, servicio o lo que sea que nos signifique un esfuerzo innecesario en comparación a lo que nos reporta de vuelta.

Si por ejemplo, tenemos un par de equipos que nos gusta utilizar para mezclar, pero cada día estamos bastante tiempo anotando sus seteos, sacando fotos o incluso imprimiendo cada track en nuestro DAW, puede que sea buena idea deshacerse de él y con ello ganar 1 hora diaria que nos permitirá realizar otra tarea más productiva y que nos reporte más beneficios.

Si ese equipo suena 2% mejor que el plugin, pero te significa 20% de tiempo extra. Bye bye.

La automatización se presenta cuando podamos -como la palabra lo dice- automatizar ciertas tareas que nos consumen tiempo y esfuerzo.
Se pueden presentar en formas de servicios o aplicaciones de pago (automatizar respuestas de correo, manejo de clientes o CRM, archivos, calendarios, etc).

Por eso cobra sentido implementarlas ahora dado que de hacerlo en una etapa anterior, corremos el riesgo de no contar con el flujo de ingresos suficiente para justificarlo y seguir teniendo un negocio rentable.

Aparte que sin conocer nuestro nicho 100%, es difícil llegar a determinar qué tareas vale la pena automatizar. (Trabajar haciendo Foley es muy diferente a grabar bandas)

La misma lógica ocurre en la delegación ya que es fundamental hacerlo con una cantidad de ventas necesarias para pagarle a terceros ciertas tareas que nos tome mucho tiempo y poca satisfacción realizar (como cualquier trabajo de edición por ej.)

Contar con un asistente también se torna una opción. Pero nuevamente, ten cuidado de ir por ese camino si no tienes el flujo para pagarlo.

Cualquiera de estas medidas nos va a permitir tener un negocio más rentable y eficiente.

5. NUEVOS NEGOCIOS

Si nuestro negocio es estable, rentable y eficiente puede ser buena idea implementar nuevas líneas de negocios que nos entreguen vías de ingresos adicionales.

Poner un negocio digital asociado a tus servicios suena como una buena idea cuando ya cuentas con la estabilidad suficiente para invertir en aquello.

Tienes una buena sala de grabación? Considera vender samples de batería.

Siempre quisiste tener un e-Commerce con productos musicales? Ve por ello.

A fin de cuentas entendemos que tener una carrera en este rubro no es muy distinto a poner cualquier otro negocio, y si tienes el “bicho” de emprender en la vida, posiblemente a estas alturas ya hayas aprendido lo suficiente como para haber forjado tu propia carrera y empezar a expandir tus posibilidades ampliando el campo de acción.